Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Filtrar por Áreas temáticas
La investigación con tejidos antivíricos sitúa al CETEM en la vanguardia de la era postCovid

La investigación con tejidos antivíricos sitúa al CETEM en la vanguardia de la era postCovid

 

"El sector del mueble tiene hasta final de año el proceso productivo asegurado por la reactivación del canal retail", señala José Francisco Puche, director del Centro Tecnológico del Mueble y la Madera, el mayor de la Región

Un sillón será en el futuro mucho más que un sillón. No solo servirá para reposar, sino que podrá almacenar en la nube las constantes vitales de su ocupante, lo que será de creciente utilidad con el envejecimiento de la población. La dimensión funcional de los muebles está en constante desarrollo. Y es en los laboratorios del Centro Tecnológico del Muebles y la Madera, el mayor de la Región, donde escriben ese futuro, más centrado que nunca en las personas.

"El sector ha reaccionado a la epidemia con celeridad, se ha adaptado a las necesidades del consumidor y nos pide materiales con capacidad para reducir el efecto del virus", señala José Francisco Puche, director del CETEM, punta de lanza en la investigación europea del mueble. Sus investigadores fusionan tecnología con el conocimiento heredado de los materiales en el corazón del clúster del mueble yeclano.

Al tiempo que preparan el mobiliario del futuro en esa especie de 'artesanado tecnológico' con sello regional, en el que incorporan técnicas avanzadas como la nanoencapsulación o la pintura farmacológica, mantienen los motores en marcha con el repunte comercial del mueble de hogar. Una vez más, como el arte, el mueble explica la evolución de la sociedad.

¿Cómo están viviendo las empresas murcianas del mueble esta segunda etapa de la crisis sanitaria?

La realidad es que tienen un volumen de trabajo muy grande. A mediados de marzo, se asustaron mucho porque trabajaban con el sector Contract y, si no abren los hoteles por falta de turistas, pensaron que para ellos sería como la crisis de 2008.

Pensé que quizá no sería tan negativo, solo un bajón temporal del turismo, y que las familias que no salían de viaje tal vez tendrían dinero para gastar en mejorar su casa.

Al pasar más tiempo dentro, se han dado cuenta de que el sofá o el colchón es insufrible, y se ha reactivado el canal retail de venta doméstica, que se había reducido mucho. Muchas tiendas cerraron porque se habían debilitado y ahora tienen un nivel de trabajo muy alto. De hecho, en el CT tenemos una bolsa de trabajo y ahora está muy solicitada.

¿Qué pasará con el Contract? ¿La reactivación incluirá cambios?

La forma de desayunar o comer ha cambiado en los hoteles. Puede que haya una normativa internacional o nacional que fije las normas sobre cómo tienen que ser los hoteles, pero ahora el Contract está parado. Se compensa con el canal doméstico, pero la clave está en saber hasta cuándo la gente va a comprar muebles.

¿La demanda del retail ha reactivado el nivel de actividad de las fábricas?

De aquí a final de año tienen el proceso productivo asegurado. Y con mucha gente trabajando. En volumen de trabajo, igual o superior que antes de la epidemia.

¿Las empresas han tenido que reaccionar con rapidez para incorporar nuevos diseños, materiales y formatos que demanda la nueva situación?

El sector del mueble siempre ha reaccionado con celeridad. Ya tenían diseños, pero han tenido que buscar materiales nuevos porque antes la gente no preguntaba por telas con capacidad bactericida, o al menos no tanto.

¿Cómo afecta la epidemia a la investigación en el sector del mueble?

El ritmo de diseño es el habitual. La mayor crisis tal vez sea la del mueble más clásico, pero están surgiendo nuevas necesidades, como las sillas de oficina para teletrabajo en casa, porque ya hay gente que acusó problemas posturales debido a que carecía de las condiciones para trabajar en casa y necesita sillas ergonómicas, aunque el fuerte de Yecla no es el mobiliario de oficina.

En el CETEM tenemos uno de los dos laboratorios para mueble de España acreditado por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) y nuestros ensayos están adaptados a las normas ISO de calidad. No es obligado para fabricar muebles, pero lo hacemos para probar si tu mueble es estable, si es resistente o ergonómico, para darle una garantía contrastada. Somos el único laboratorio acreditado de España para mobiliario de mecanismos, y también el único para ataúdes a nivel nacional.

Para el mobiliario, esta acreditación adquiere mayor relevancia si es para hospitales, hoteles o espacios públicos. Para el Contract, es una garantía añadida.

¿La investigación de materiales antivíricos y bactericidas se ha convertido en un proyecto prioritario para el CETEM?

Las empresas nos piden materiales que reduzcan el impacto del virus, como el barniz con potencial viricida en el que estamos trabajando. Ya veníamos trabajando el el sector de la salud. Ahora con virus, pero ya teníamos proyectos con materiales antibacterianos para personas con asma y tenemos varias patentes.

¿Han tenido que incorporar personal especializado en medicina para estas investigaciones?

Ya contábamos con personal especializado, además de toda una red de colaboradores científicos porque tenemos proyectos de investigación en. muchos países europeos. Aportamos nuestra experiencia a los proyectos, pero también hemos ido a buscar colaboradores para proyectos conjuntos en consorcio con entidades que tienen sus departamentos universitarios especializados en tratamientos con virus.

¿En qué consiste ese material antivírico?

Con especialistas en nanoencapsulación hemos desarrollado tapicerías en las que introducimos nanocápsulas que liberan poco a poco una sustancia con capacidad antivírica y con un periodo de liberación de varios años.

Hemos trabajado con empresas de Israel especialistas en cosmética, que han desarrollado productos que descargan sustancias de tratamiento para la piel a lo largo del día.

Trabajamos tanto en tejidos como en recubrimientos viricidas en pinturas que pueden mitigar los contagios en superficies como pasamanos, ascensores o puertas. Ya tenemos una patente de gomaespuma con nanopartículas de plata que liberan esa sustancia viricida, pero queríamos que prolongara aún más su efecto en el tiempo. 

¿Esta investigación enfocada a la lucha contra el virus encaja en el proyecto europeo Pharaon en el que participa el CETEM para buscar soluciones tecnológicas al envejecimiento de la población?

Es el mayor proyecto en el que hemos participado hasta ahora. Trata de buscar soluciones tecnológicas para la atención a las personas mayores con el fin de que su independencia se prolongue el mayor tiempo posible y también porque en el futuro, si cada vez somos más longevos, vamos a necesitar muchos recursos si una persona necesita de un cuidador las 24 horas del día.

Este proyecto, financiado por la UE con 21 millones de euros, cuenta con 42 socios de 14 países diferentes, desde universidades a empresas como Ericsson. Participan 2.500 usuarios y 350 profesionales en el análisis y validación de las plataformas tecnológicas abiertas que integren servicios avanzados en Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, robótica, computación en la nube y Big Data.

En Murcia se desarrolla parte de la experiencia, en la que participan Indra el Servicio Murciano de Salud y la Universidad Politécnica de Cartagena. De los 500 profesionales que participan en la Región, un centenar son sanitarios del SMS. El resto son usuarios de estos servicios, que colaboran para averiguar cómo la tecnología puede ayudar a mantener la independencia y a controlar la salud. Y la Comisión Europea nos dice que hay que introducir ahora las barreras contra el virus porque los mayores son los más afectados. Este tipo de mobiliario con dispositivos de control sobre la salud viene para quedarse.

¿Las nuevas investigaciones impulsadas por la epidemia les han obligado a incorporar maquinaria o ampliar laboratorios?

Infraestructuras y recursos humanos, porque la una sin la otra es inútil. Vamos incorporando personal muy cualificado para el manejo de equipos muy complejos. Hoy por hoy estamos al límite de nuestra capacidad. Necesitamos una ampliación del centro, y ya somos el centro tecnológico más grande de la Región.

Buscamos financiación para un anteproyecto que tendremos listo en dos semanas, y para ellos necesitamos ayuda pública porque es difícil llevarlo a cabo solo a costa de nuestros recursos.

¿Qué tipo de ampliación prevé el anteproyecto?

Casi doblar la superficie útil con un presupuesto de 2 millones de euros. El equipamiento tecnológico tiene que ser de alta rotación porque se trata de infraestructuras muy avanzadas. Ahora ya no hablamos de planificación estratégica, sino de adaptación estratégica porque es difícil planificar con un plazo de 3 años.

Ya al primer año tienes que adaptarte porque aparecen nuevas tecnologías que necesitas para las nuevas necesidades. La llegada de la pandemia nos ha obligado a todos a dar un cambio de timón en procesos tecnológicos. Hay que tener en cuenta que el mueble, hasta ahora, no se consideraba un producto tecnológico, y sin embargo ahora tenemos que buscar procesos tecnológicos muy complejos.

¿SABÍAS QUE?

- CASI LA MITAD DE LOS ESPAÑOLES VALORA MÁS SU HOGAR tras el confinamiento?. El estudio 'Percepción de nuestro hogar tras el confinamiento', elaborado por Sigma Dos, revela que para el 53% tener un espacio exterior, ya sea un balcón, terraza o jardín, es lo que considera más importante en su hogar. Un 41,8% de los encuestados afirma haber comprado algún mueble durante el estado de alarma. El 17% asegura que hará una obra de reforma en la vivienda, un 13,6% quiere mudarse a una casa con espacio exterior, y el 12,4% quiere redecorarla.

- LA CAÍDA DE LA EXPORTACIÓN DEL MUEBLE ESPAÑOL EN 2020 llegó al 21,4%, según el informe de resultados presentado por la Asociación Nacional de Fabricantes y Exportadores de Muebles en España sobre el periodo de enero a abril de este año.