Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Filtrar por Áreas temáticas
La líder en fruta elaborada, Marín Giménez, repite en Murcia Food Brokerage: "Será el mayor año de transferencia tecnológica"

La líder en fruta elaborada, Marín Giménez, repite en Murcia Food Brokerage: "Será el mayor año de transferencia tecnológica"

Tan lejos quedan los viejos bidones de madera donde la empresa Marín Giménez almacenaba la fruta de la huerta murciana, pelada y troceada a mano, en los años cincuenta, como aquel consumidor de posguerra. Ha pasado más de medio siglo, y la compañía que crearon los hermanos Marín en Caravaca de la Cruz, con sede actual en Moratalla, es líder europea en producción de fruta para uso industrial y pionera en envasado aséptico para satisfacer a la generación millenial, exigente en seguridad alimentaria y voraz en nuevos formatos y sabores. "Hasta yo me sorprendo del cambio", reconoce el exdirector técnico, Antonio Sáez, ya jubilado, quien propició muchos de los cambios en una empresa que ha apostado desde siempre por la innovación: "No ha habido, en el cuarto de siglo que he estado en MG, ni un solo año sin inversión para la modernización de procesos y la creación de nuevos productos", destaca el ingeniero en Química Industrial sobre una firma que prevé destinar más de 12 millones de euros en tres años para innovación tecnológica.

 

No es raro que MG se haya convertido en un activo adalid de una de las mayores citas nacionales de transferencia de tecnología en la alimentación, Murcia Food Brokerage Event, que el INFO organiza los días 14 y 15 de mayo en el centro de congresos Víctor Villegas de Murcia. La productora líder en fruta elaborada no ha faltado ni un año a la cita. En dos jornadas se reúnen universidades, centros tecnológicos, institutos de investigación y empresas que ofrecen o demandan tecnología avanzada para el mayor sector industrial en España, el alimentario, que aporta el 3% del PIB. "Posiblemente este sea el año con mayor transferencia tecnológica", avanza Sáez, quien asegura que el Murcia Food BE "nos ha abierto las puertas en Marín Giménez a emprender muchos proyectos novedosos".

 

Del envasado aséptico a la visión artificial

La innovación siempre ha estado en el ADN de la empresa murciana, perteneciente a un subsector tan emblemático en la región de Murcia como la conserva vegetal. Fue la primera de Europa en pasar de la conserva tradicional a la producción en aséptico del particulado de frutas en 1995. Los botes de hojalata quedaban atrás, en la memoria de miles de trabajadores murcianos que han vivido de esta industria tradicional. 

La compañía familiar llamaba a la puerta de la cooperación tecnológica con otras empresas, tanto nacionales como europeas, abierta a través de Murcia Food. Uno de los mayores logros en la empresas a partir de estos encuentros anuales, es la implantación de la visión artificial, un sistema de captación de imágenes por segundo que permite detectar las piezas menos idóneas y las expulsa del caudal de procesado.

Otra colaboración con una empresa tecnológica les ha permitido desarrollar un dispositivo de detección de cuerpos extraños altamente eficaz, según señala Andrés Fernández, del Departamento de Calidad de MG. "Es más fácil trabajar si son empresas murcianas, pero también trabajamos con italianas, holandesas y de otras regiones españolas", explica el técnico.

 

Margen para la innovación

"El sector agroalimentario es uno de los que más rápido se mueve en la transformación tecnológica, ya que creamos un producto que consumen millones de personas y la exigencia es alta", indica Fernández. Esta industria se encuentra sujeta a unos requerimientos altos de "productividad, seguridad alimentaria, calidad, necesidad continua de nuevas ideas, y el que se queda quieto pierde niveles de competitividad en un sector ultradinámico", asegura. No solo deben responder a unas certificaciones de calidad globales cada vez más exigentes, sino también a las imposiciones del consumidor, "que quiere ir al supermercado y encontrar productos de calidad, sin riesgos y con las características organolépticas adecuadas". "El consumidor está cada vez más informado", asegura Fernández.

En manos ya de la segunda generación de la familia Marín, produce anualmente más de 50.000 toneladas de fruta que, además de otros muchos usos, han alimentado a varias generaciones de europeos en los cotidianos yogures o infinidad de otros productos, desde mermeladas a purés infantiles. De hecho, MG suministra sus elaborados de frutas a los principales yogurteros europeos, desde la francesa de origen español Danone a la alemana Müller. Y el impulso para innovar permanece alerta. Murcia Food "ha sido una puerta para incorporar ideas, contactos y logros", indica el especialista, para quien "la innovación pasa por salir de tu zona de confort y entablar relaciones con empresas cercanas".

 

Transformación continua

La empresa María Giménez mantiene, de hecho, "relaciones continuas con empresas que hemos conocido en Murcia Food, como con la que nos ayuda a mejorar la técnica de conservación de la fruta. La clave para que una cooperación tecnológica funciones está en "mantener una comunicación abierta y tener muy claro qué problema quieres solventar o qué idea vas a incorporar", recomienda Fernández. La empresa ha sido también activa en la publicación de demandas tecnológicas en la Red Enterprise Europe Network SEIMED, que ayuda a las empresas a innovar de forma conjunta. "Para encontrar sinergias hay que crear demandas muy claras y concretas", precisa Fernández. También han abierto líneas de investigación con la Universidad de Murcia, que estudia cómo mejorar la consistencia del albaricoque en el envasado.  

Actualmente trabajan con una firma italiana para probar un nuevo sistema de pasteurización de productos, cuya experimentación se encuentra sujeta a los tiempos cortos de las campañas agrícolas, una de las complejidades de la cadena de valor agroalimentaria en la búsqueda de soluciones innovadoras. Otro hándicap es el conocimiento desigual de las oportunidades tecnológicas, uno de los retos que Murcia Food se propone equilibrar con el encuentro del sector tanto en el simpusium de conocimientos como en las sesiones de entrevistas b2b ('business-to-business') previamente concertadas.

 

Encuentros productivos

En años anteriores se han generado alrededor de 780 reuniones de este tipo en solo dos días. Los acuerdos entre empresas lograron 54 casos de éxito en 2017, además de 62 colaboraciones posteriores. Cada año, el INFO identifica a nuevos participantes regionales con potencial de internacionalización, por su actitud activa en la búsqueda de nuevos mercados y oportunidades tecnológicas.

Este año se espera una afluencia de alrededor de 400 empresas, universidades y organismos de investigación de diversos países. "Murcia es una Región con un elevado dinamismo. Cuenta con un tejido industrial muy relevante en el sector agroalimentario, y la clave está en saber adaptarse a los tiempos", explica el técnico de Calidad de MG, una de las empresas con mayor impulso a la innovación de toda la Región: "Cada año generamos entre 10 y 15 productos nuevos en cooperación con nuestros clientes, y tenemos abiertos 5 proyectos de transformación tecnológica". Los próximos se escribirán en la cercana edición de Murcia Food BE 2019.

Más información: Food '19 Brokerage Event