Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Filtrar por Áreas temáticas
Jesús Ángel Sánchez (FFIS-IMIB): "Para emprender en Biomedicina necesitamos gestar alianzas que generen oportunidades"

Jesús Ángel Sánchez (FFIS-IMIB): "Para emprender en Biomedicina necesitamos gestar alianzas que generen oportunidades"

El Instituto de Investigación Sanitaria de Murcia realiza dos ensayos clínicos contra la COVID: "Nos situará a la vanguardia de la investigación clínica"

"Me motiva la idea de mejorar el mundo en que vivimos", afirma el director de la Fundación para la Formación e Investigación Sanitarias de la Región de Murcia (FFIS), Jesús Ángel Sánchez. Sin deseo alguno de rebajar expectativas, este médico volcado en la gestión del organismo que dirige el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB), no podía hallarse en un lugar más adecuado. Acaban de iniciar un ensayo clínico que podría dar con un tratamiento efectivo contra la COVID-19, y colocaría a la comunidad científica murciana en la vanguardia de la investigación clínica.

Dedicado generar los medios que hacen posibles proyectos como este, confía más en "el trabajo cotidiano y pegado al terreno, que en varitas mágicas o golpes de efecto". Y lanza dos pronósticos. El primero señala el potencial científico de la Región, que ya muestra su capacidad de germinar en forma de proyectos privados de Biomedicina: "Dará muchas noticias en el futuro", anuncia. De hecho, el IMIB ya cuenta con alguna spin-off en maduración y un canal de colaboración con el INFO para fertilizar el emprendimiento biosanitario.

El segundo insta a permanecer alerta. Las emergencias sanitarias "nos dicen que la naturaleza se mueve y que no lo sabemos todo. Aparecerán nuevos virus, aunque cada nueva crisis nos encontrará más preparados". Cree que "la del cambio climático es la más grave que tenemos en el horizonte y podría ser devastadora, porque provocará cambios en la distribución de los gérmenes, los virus, el clima y el medio físico".

 

¿Qué distingue al IMIB de otros centros de investigación nacionales e internacionales?

El IMIB es uno de los 31 institutos de investigación sanitaria (IIS) españoles acreditados por el Instituto de Salud Carlos III, y aunque todos comparten una serie de aspectos, reglas y estructura, cada instituto es único, tiene su personalidad y sus propias áreas de investigación de excelencia. En concreto, en el IMIB, las áreas mas relevantes son: Cáncer, Hematología, Terapia Celular, Enfermedades Cardiovasculares, Enfermedades digestivas y Endocrinas, Trasplantes, Neurociencias, Inflamación e Inmunología, Biotecnología, y recientemente incorporada, la investigación sobre la COVID-19 las áreas de Epidemiología y Enfermedades Infecciosas.  

Además de la variedad y composición de sus 49 grupos de investigación, el IMIB tiene a su alcance la posibilidad de contar con la colaboración de las 9 áreas de salud del Servicio Murciano de Salud, de otras instituciones y universidades de la Región, y del INFO, en una estrategia regional para conseguir sus fines.

Es de destacar también que el IMIB, a diferencia de la mayoría de IIS, recibe un importante apoyo regional en forma de financiación directa por parte de la administración autonómica, porcentualmente muy por encima de otras comunidades.

 

¿Cuál diría que es el fuerte del IMIB por el particular desarrollo de los investigadores murcianos?

Las áreas más desarrolladas son las de Oncología y Hematología en diversas vías de investigación. Destacan en la Región las áreas de Cardiovascular y Trasplantes, en la que somos punteros. Y ahora con la investigación sobre la COVID.

Hay potencia en varias áreas porque confluyen varios factores positivos: una larga tradición, tiempo de dedicación y visión para marcar objetivos. La investigación tiene un decisivo carácter vocacional, y diría que en la Región hemos tenido antes y con más fuerza esa mirada, que ha permitido desarrollar una trayectoria destacada.

 

PUNTEROS EN LA INVESTIGACIÓN CONTRA LA COVID-19

El IMIB coordina el primer ensayo clínico que se realiza con un fármaco, el  defibrotide, que podría reducir un 25% la mortalidad por COVID y evitar la intubación de un considerable número de pacientes, ¿qué supondrá para el Instituto a nivel internacional esta experiencia?

La COVID es en este momento el problema de salud pública más urgente a nivel mundial. Cualquier centro de investigación que aporte soluciones tanto en diagnóstico y en tratamiento como en prevención, gozará de un reconocimiento y de una posición internacional.

Concretamente el ensayo con defibrotide ha despertado un gran interés fuera de nuestras fronteras, en EEUU y en Italia, por ejemplo, y supondrá posicionarnos a la vanguardia de la investigación clínica contra el COVID.

 

Y la pregunta que se hace el mundo, ¿cuándo esperan obtener conclusiones?

Muy pronto. Unos pocos meses para el ensayo con Fibrotide, que ya ha empezado. Y pronto serán dos ensayos clínicos dirigidos a lograr un tratamiento para el coronavirus, ya que va a empezar de forma inmediata uno dirigido por el grupo de Cardiología con un medicamento que ya se utiliza para otros usos. También participamos en un proyecto a nivel nacional con el Instituto Carlos III. Esperamos poner en marcha proyectos dirigidos a obtener soluciones para una mejor detección del virus y una mayor capacidad de diagnóstico.

 

UN VALOR PARA EL FUTURO

¿Con qué fortalezas cuenta la comunidad científica e investigadora de la Región?

Hay excelentes investigadores en la Región en líneas muy diferentes, algunos de los cuáles son muy jóvenes y tienen mucho camino por delante.

Tienen a su servicio una serie de plataformas con una alta calidad científica. Además, se está potenciando cada vez más la colaboración entre ellos, y no sólo en el seno del IMIB, lo cual multiplica las posibilidades y la eficiencia en el uso de los recursos.

Y ser una región uniprovincial, unido a la posibilidad de trabajar con otras instituciones o contar con las con 9 áreas del SMS, las universidades y otros recursos, todo ello unido en una estrategia regional, también representa, sin duda, una importante fortaleza.

 

¿Y amenazas, como la siempre escasa financiación?

Por supuesto, el problema de financiación es recurrente y, lamentablemente, endémico. Esto conlleva una situación de competencia a todos los niveles, regional, nacional e internacional, que hace que muy buenos proyectos no alcancen la financiación que requieren.

Pero no es el único problema. La legislación laboral española no ayuda precisamente a estabilizar a los investigadores ni a consolidar las líneas de investigación. Tampoco las normas de contratación del sector público, sin duda necesarias, facilitan la tarea tal como están concebidas.

 

¿Cree que la experiencia de esta pandemia favorecerá un cambio de mentalidad hacia el apoyo decidido a la investigación?

Rotundamente sí. De hecho, ya lo ha producido. Hace sólo dos meses la ciencia no representaba para los ciudadanos más que una preocupación teórica. Ahora la perciben como una necesidad incuestionable. Y esperemos que la lección no se olvide.

 

SINERGIAS PARA EMPRENDER

¿Cómo debe participar la iniciativa privada para que se complete la transferencia tecnológica y de conocimientos al ámbito productivo?

Hay diversas maneras, y en mi opinión todas tienen su lugar. Desde luego, todas pasan por la inversión de fondos y recursos.

Para empezar, es imprescindible que empresas y centros de investigación hablen más entre sí. Por un lado, para conocer las necesidades e intereses reales de las empresas y el potencial científico, y por otro para definir las posibles colaboraciones que permitan darles respuesta.

Sin duda, la forma más efectiva de completar la transferencia es la del trabajo conjunto de empresas y centros de investigación en proyectos de I+D+i, orientados a satisfacer las necesidades de la sociedad.

Pero también la contratación de servicios de I+D+i, o la financiación de pruebas de concepto, de atracción y retención de talento investigador en función de sus propias necesidades e intereses, etc.

 

¿Hay investigadores murcianos interesados en emprender proyectos privados de biomedicina?

Sí, los hay, y la colaboración entre el IMIB y el INFO lo ha puesto de manifiesto a través de los análisis y entrevistas realizadas para detectar aquellos grupos de investigación maduros en emprendimiento empresarial. Tenemos mucho camino que avanzar en ese sentido.

 

¿Cree que hay suficientes oportunidades -en financiación, ecosistemas de investigación, etc- para el emprendimiento biomédico en la Región? ¿Qué añadiría?

Esas oportunidades existen, como por ejemplo las convocatorias anuales que el propio INFO promueve, pero en cuanto a ecosistema de innovación hay muchas oportunidades que es preciso construir y desarrollar. No van a darse espontáneamente.

De entrada, hay que seguir creando escenarios para el compromiso y la toma de decisiones. Y a partir de ahí, por supuesto, financiar. Es preciso concretar una alianza entre el conocimiento, los recursos, la empresa y el poder político.

 

¿Qué especialidades biosanitarias cree que generarán más oportunidades para la creación de spin-off en la Región, debido a su potencial de desarrollo de esas áreas o a su mayor beneficio social?

Las oportunidades no dependen tanto de la especialidad biosanitaria en sí misma, sino de que los resultados de las investigaciones de la especialidad que se puedan llevar a una solución tecnológica en su sentido más amplio (un producto, un dispositivo). Esta oportunidad podría darse en cualquier especialidad, incluso en la combinación de algunas.

 

¿Hacia qué líneas de investigación espera que se oriente la inversión tanto pública como privada en la Región?

Dada la situación actual, inevitablemente hacia todo lo concerniente al COVID19, pero esperamos que crezca en todas las áreas y líneas prioritarias en las que actualmente trabaja el IMIB.

 

TRANSFERENCIA DE CONOCIMIENTO

¿Qué objetivos tiene la colaboración con el INFO?

Como resultado final, mejorar la transferencia de conocimiento, ampliar las posibilidades de la I+D+i regional y contribuir al desarrollo económico regional.

Como paso previo, es preciso lograr la cooperación del IMIB con las empresas, de forma más estrecha con las de la Región, pero también con las nacionales e internacionales. En definitiva, que IMIB e INFO se ayuden mutuamente a cumplir con sus respectivas misiones, en este caso, en el ámbito biomédico.

 

¿Esta colaboración podría abrir la puerta a proyectos de investigación con grupos europeos y aumentar los campos de actuación y la proyección del IMIB y la comunidad científica murciana?

Obviamente, sí. De hecho, el jueves 16 de abril INFO celebró un webinar al respecto y varios profesionales del IMIB lo seguimos con mucho interés para iniciar acciones en esa línea

 

¿Cómo incrementa el apoyo a las spin-off surgidas de organismos de investigación el nuevo programa EIBT aprobado por el Consejo de Dirección?

El programa de EIBT es muy importante tanto desde el punto de vista de la financiación como desde el asesoramiento y acompañamiento a nuevas spin off.

En el IMIB consideramos que el papel del INFO es esencial en este sentido, y un apoyo necesario para poder avanzar.

IMAGEN: El director de la FFIS-IMIB, Jesús Ángel Sánchez,  con Teresa Escámez, responsable de la plataforma Biobanco, que participa en la investigación.