Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Información continua sobre el desarrollo empresarial en la Región de Murcia

Filtrar por Áreas temáticas
El Fab Lab más tecnificado de la Región apuesta por "la fabricación a demanda y el impulso a la economía local"

El Fab Lab más tecnificado de la Región apuesta por "la fabricación a demanda y el impulso a la economía local"

FRANCISCO GÓMEZ, CEO y creador del Laboratorio de Artesanía Digital (LAD), cuenta con maquinaria avanzada para desarrollar proyectos innovadores

El arquitecto murciano Francisco Gómez no ha esperado a que alguien le lleve el futuro a su espacio de trabajo. Una década después de terminar la carrera de Arquitectura, comenzó a pensar en el modo de fabricar por sí mismo las maquetas de sus propios proyectos, de modo que pudiese controlar el proceso de principio a fin en cada detalle. "Soy una persona sencilla y ahorrativa, así que pensé en invertir en un proyecto que me apasione", explica el arquitecto. En un espacio cercano al despacho de arquitectura donde trabaja, en San Pedro del Pinatar, comenzó a incorporar tecnología de corte láser, de impresión 3D, una fresadora CNC para fabricar moldes o cualquier objeto personalizado, y un escaner 3D entre otras maquinarias. Así nació el FAB LAB más tecnificado de la Región y uno de los más avanzados de España, según compara su creador.

Los Fab Lab comenzaron a extenderse por el mundo desde que apareció el primero en Massachusetts en 2001 para la fabricación digital de uso personal o local, ya que proporciona a un colectivo las herramientas necesarias para hacer prototipos, aprender técnicas de producción digital y crear productos que se pueden vender en el mercado. 

En el Laboratorio de Artesanía Digital (LAD), Gómez ha querido ir más allá: "Si la característica de los Fab Lab es que pone a disposición herramientas robot de control numérico muy accesibles para proyectos de menor envergadura, aquí hemos apostado por máquinas para proyectos grandes". Su última incorporación es "una impresora 3D de gran formato, que puede imprimir objetos del tamaño de una persona". Ya está imprimiendo el mobiliario de un diseñador murciano que se presentará en septiembre en la Feria del Mueble de Valencia. "Se imprimen en una pieza y pueden estar a la venta a las pocas horas de su concepción", señala el arquitecto. Es la primera diferencia del LAD, su capacidad para hacer realidad cualquier idea. "Esta maquinaria es escasa en España y, donde la hay, no es accesible a cualquiera", destaca el emprendedor.

 

UNA FÁBRICA PERSONALIZADA

No ha hecho más que empezar, y el LAD ya ha comenzado a innovar el modo de producir objetos. "Fabricamos casi al instante, con muy poco margen entre el momento en que se genera la demanda, y cuando se produce. También puedes modificar parámetros al instante", asegura Gómez, quien cree que la demanda aumentará cuando, tanto los creadores como el resto de la sociedad, conozcan las ventajas de los Fab Lab. "No es magia, pero es muy excitante", afirma su creador.

Entre sus paredes ya asiste al nacimiento de un nuevo modelo de producción. Sus máquinas fabrican ya los moldes de unas lámparas diseñadas por un arquitecto murciano, que permitirán después darles forma a un artesano del vidrio.

Recibe proyectos de Madrid, de Barcelona y otras ciudades, aunque "se trata de desarrollar ideas que nazcan en la Región para que el LAD cumpla su función de impulsar la economía local", indica el arquitecto. Le satisface por eso especialmente el proyecto que ha acogido el LAD de un joven emprendedor murciano especializado en producir maquinaria de pinball que vende en Texas (Estados Unidos). "Varios emprendedores premiados en la Región han desarrollado aquí sus ideas. Esta proyecto abre enormes posibilidades tanto de diseño y producción como de aprendizaje", indica Gómez. "Que una idea nazca en la mente de un diseñador y pueda fabricarla en pocas horas es algo extraodrinario", afirma.

 

APRENDIZAJE TECNOLÓGICO

El LAD se ha convertido en el campo de operaciones del talento joven de su entorno. Los alumnos del Bachillerato tecnológico de un instituto de San Javier han acudido a su Fab Lab para engendrar su prototipo de robot. "Me resultó curioso que alumnos tan jóvenes tengan la capacidad de desarrollar un proyecto complejo, una especie de robot araña que se mueve a distancia con un joystick de videoconsola, y eso incluye un trabajo de programación complicado", explica el CEO del Fab Lab pinatarense. Para crear el articulado arácnido, en el LAD emplearon un software de código abierto, que forma parte de la filosofía de fabricación local de estos laboratorios.

Para Gómez, "los Fab Lab están cambiando la manera de aprender. En los institutos dentro de pocos años tendrán sus espacios de fabricación y las enseñanzas serán más prácticas". En LAD, organiza cursos a demanda del usuario para aprender a fabricar casi cualquier cosa. "Si tienes las herramientas puedes innovar, pero necesitas talento, que se encuentra en todos, pero unos tienen la actitud innovadora y otros no", explica.

 

UN NUEVO MODELO ECONÓMICO

Este arquitecto pinatarense tiene claro que el funcionamiento de los Fab Lab cambiará el modelo económico a un sistema más sostenible y ecológico. "La fabricación distribuida implica fabricar donde se necesita y a la medida de lo que se necesita. No necesitas comprar mobiliario en Canadá para equipar unas instalaciones de un municipio murciano, por ejemplo, ya que con un Fab Lab se emplean talento y recursos de la zona y la riqueza se queda en la zona", argumenta el creador de LAD.

Esta revolución económica prevé "un cambio en el paradigma de la fabricación, que tiende a descentralizarse. Vamos a dejar de comprar tanto en China y más en centros próximos de fabricación", explica Gómez. Para el diseñador, supone un mayor control de su idea. "Hasta ahora tenías que esperar que una gran marca te lo fabrique para cobrar un porcentaje pequeño de cada producto, o bien producirlo y comercializarlo con todos los riesgos de una empresa, mientras que con la fabricación distribuida, tu diseño puede viajar por todo el mundo y el creador recibirá una retribución conveniente de allá donde se fabrique, como una patente", expone el arquitecto. Gómez basa este nuevo modelo de producción en la posibilidad de que "un archivo digital con el diseño viaje por la red". "Ya se fabrican drones y otros objetos con software de código abierto. Lo descargas y lo alteras como necesites. La finalidad es aprender", afirma.

 

EL SALVAVIDAS DE LA ARTESANÍA

"La tecnología salvará la artesanía, que se acabará reinventando", explica el arquitecto, que desarrolla en su LAD numerosas ideas de diseño que finalizan con un proceso de modelado artesano. "No entiendo el mundo sin artesanía", comenta Gómez, quien ha comenzado a incorporar al Fab Lab un catálogo de herramientas de mano "porque después de salir de la máquina, hay objetos que precisan de una fase de perfeccionamiento manual". Los antiguos talleres artesanos tienen en estos espacios de innovación y tecnología una nueva vida en la que integrar el conocimiento y la experiencia de los veteranos.

 

LA ECOLOGÍA CIERRA EL CÍRCULO

"En el trasfondo del funcionamiento del LAD prevalece la búsqueda de la sostenibilidad, la fórmula que compense la contaminación y el cambio climático, y la desaparición de los recursos limitados", prioriza el promotor del Fab Lab murciano. Por eso en su espacio creativo encajan a la perfección proyecto como el que ya tiene en marcha para probar un tipo de cultivo de peces combinado con plantas en hidroponía. "Los residuos de los peces alimentan a las plantas, y estas limpian el agua donde viven los peces. Se ha hecho con un programa de uso libre, con piezas creadas a medida", explica Gómez.

La educación y la responsabilidad estimulan la dinámica del Fab Lab. El creador de este laboratorio de ideas y realidades acaba de volver de Eindhoven (Holanda) de participar en un proyecto innovador de cooperación europea con 14 talentos de diversos países. Era el incentivo que ofrecía su nominación a un premio organizado por la plataforma DDMP (Distributed Design Market Platform), promovido por el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña por su diseño de una lámpara. "Hemos trabajado sobre el reciclado de plástico y se me ha encendido la bombilla para realizar un proyecto de transformación del material que tiramos al contenedor amarillo", explica el arquitecto sobre el próximo desafío del LAD.

Laboratorio de Artesanía Digital (LAD)