Menú de INFO Murcia

INFO directo. Todos los trámites

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Para efectuar la liquidación del IVA, salvo en los regímenes especiales, la fórmula es :

IVA repercutido – IVA soportado = IVA a ingresar

El repercutido es el que cada empresario o profesional carga en sus facturas aplicando el tipo impositivo que corresponda, y el soportado es el que le cargan los empresarios o profesionales que le facturan por entregas de bienes o prestación de servicios.

Y la diferencia es la cantidad a ingresar en el Tesoro Público o, en su caso, a compensar o solicitar la devolución.

Existen tres tipos impositivos en vigor, que pueden ser modificados a través de las leyes de Presupuestos Generales del Estado de cada año. Los actuales son: el tipo general del 21%, el reducido del 10% y el superreducido del 4%.

REGÍMENES ESPECIALES

La liquidación del IVA y su aplicación práctica no sigue en todos los casos el mismo esquema de funcionamiento que el régimen general, debido a las peculiaridades de determinados sectores económicos, a los que es necesario facilitarles el cumplimiento de las obligaciones con unos sistemas liquidatorios que sean más sencillos.

Los regímenes especiales son, entre otros, los siguientes :
1.- Régimen simplificado
2.- Régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca
3.- Régimen especial de bienes usados, objetos de arte, antigüedades y objetos de colección.
4.- Régimen especial del recargo de equivalencia
5.- Régimen especial de las agencias de viajes.

El régimen de agencias de viajes, al igual que el de recargo de equivalencia y el de operaciones con oro de inversión son obligatorios, al contrario que los restantes, que son voluntarios para los que reúnen los requisitos necesarios, aunque quedarán automáticamente incluidos en el mismo y deberán aplicarlo salvo que renuncien expresamente a él.

RÉGIMEN SIMPLIFICADO

Es una modalidad de tributación en la que el cálculo de las cuotas del IVA se realiza mediante la aplicación de unos índices o módulos objetivos del conjunto de la actividad, aunque con la posibilidad de deducir, salvo determinadas limitaciones, las cuotas soportadas.

La normativa vigente vincula el régimen simplificado del IVA con la modalidad de estimación objetiva del IRPF, ya que una actividad debe aplicar necesariamente estos dos regímenes, salvo excepciones concretas en el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca y en el del recargo de equivalencia.
Sistema de liquidación del impuesto en el régimen simplificado
Se compone de tres fases :

Fase 1: Determinación del importe de las cuotas devengadas (repercutido), aplicando los índices o módulos, que con referencia a la misma haya fijado la Orden anual del Ministerio de Economía y Hacienda.

Fase 2: Del importe total de las cuotas devengadas determinado en la fase 1, se podrán deducir las cuotas efectivamente soportadas o satisfechas por la adquisición o importación de bienes y servicios distintos de los activos fijos, que se destinen al desarrollo de la actividad.

También podrá deducirse, en concepto de IVA soportado de difícil justificación, un 1% del IVA repercutido o devengado.

Cuando se realicen adquisiciones o importaciones de bienes y servicios para su utilización en común en varias actividades sujetas a este régimen, la cuota a deducir en cada una de ellas será la que resulte el prorrateo en función de su utilización efectiva. Si no fuese posible aplicar dicho procedimiento, se imputarán por partes iguales a cada una de las actividades.

Fase 3: El importe resultante de la fase 2 deberá incrementarse en el importe de las cuotas devengadas por las siguientes operaciones:


a)    Adquisiciones intracomunitarias de bienes.
b)    Entregas de bienes y/o prestaciones de servicios, respecto de las cuales el empresario tenga la condición de sujeto pasivo del IVA que las grava en su condición de destinatario de la operación
c)    Entregas de activos fijos materiales y/o transmisiones de activos fijos inmateriales, afectos a la actividad.
Si la cantidad resultante de esta fase 3 tiene signo negativo, el empresario podrá optar por compensarla en períodos posteriores o por solicitar su devolución.

RÉGIMEN ESPECIAL DEL RECARGO DE EQUIVALENCIA

se aplicará a las personas físicas o entidades en régimen de atribución de rentas en el IRPF, que desarrollen una actividad económica de comercio al por menor de artículos o productos de cualquier naturaleza, excepto los siguientes : vehículos de cualquier tipo y sus accesorios y piezas de recambio, joyas, prendas de vestir o de adorno personal confeccionadas con pieles de carácter suntuario, objetos de arte, aparatos para la avicultura y apicultura, maquinaria de uso industrial, hierros, aceros, etc.

Los tipos del recargo de equivalencia son :

1.- Con carácter general el 5,2%

2.- En operaciones sometidas al tipo impositivo del 7%, el 1,4%

3.- En operaciones sometidas al tipo impositivo del 4%, el 0,50%

4.-  Para las entregas de bienes objeto del Impuesto Especial sobre las Labores del Tabaco, el 1,75%

Características

1.- Los sujetos pasivos sometidos a este régimen especial no están obligados a liquidar ni pagar el IVA en relación con las operaciones realizadas por ellos.

 La exacción del IVA exigible a los comerciantes minoristas se efectúa mediante la repercusión del recargo de equivalencia hecha por sus proveedores.

2.- El comerciante minorista deberá efectuar la autoliquidación y pago del IVA correspondiente a las adquisiciones intracomunitarias.

3.- Los comerciantes minoristas repercutirán a sus clientes la cuota resultante de aplicar el tipo tributario del impuesto a la base imponible correspondiente a las ventas y demás operaciones gravadas que realicen.

RÉGIMEN ESPECIAL DE LA AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA

Se aplica a los titulares de explotaciones agrícolas, ganaderas, forestales o pesqueras que no hayan renunciado ni estén excluidos del mismo.

No existe obligación de repercutir ni de liquidar e ingresar el IVA por las ventas de los productos naturales obtenidos en las explotaciones, así como por las entregas de bienes de inversión utilizados en esta actividad que no sean inmuebles. Quedan exceptuadas las importaciones de bienes, adquisiciones de bienes y las operaciones en las que se produzca la inversión del sujeto pasivo.
No se deducen las cuotas de IVA soportadas o satisfechas en las adquisiciones de bienes o servicios empleados en la actividad.

En este régimen se percibe una compensación a tanto alzado en las entregas de productos naturales a otros empresarios no acogidos al régimen agrícola y que no realicen exclusivamente operaciones interiores exentas. También en las entregas intracomunitarias a personas jurídicas no empresarios y en las prestaciones de servicios incluidos en el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca. Esta compensación será la cantidad resultante de aplicar al precio de venta de los productos obtenidos en explotaciones agrícolas o forestales y en los servicios accesorios a las mismas el 9%. La compensación será de un 7,5% en la entrega de los productos obtenidos en explotaciones ganaderas o pesqueras y en la prestación de servicios accesorios.